Salud Laboral: cuida tu postura.

Cuando tu trabajo depende de pasar la mayor parte del día sentado frente a un computador, puedes llegar a presentar diversos síntomas que serán la alarma que te indique que probablemente estás usando una postura incorrecta, lo cual se puede derivar en:

Fatiga visual. Sientes los ojos cansados, después de cierto tiempo te arden o lloran los ojos e inclusive puedes llegar a tener la visión borrosa. Suele suceder por los reflejos en la pantalla y los deslumbramientos.

Solución: Mantén la cabeza hacia atrás, no te pegues mucho hacia la pantalla, cuida que por lo menos estés a una distancia mínima de 40 cm alejado de ella. Trata de fijar la vista en otros puntos cada cierto tiempo o de cerrar los ojos al menos 30 segundos.

Dolor de espalda. La combinación de estrés, sumada a la mala postura que solemos adoptar al sentarnos, puede derivar en espasmos musculares o dolor agudo recorriendo la espalda.

Solución: Asegúrate de tener la espalda recta y apoyarla por completo en el respaldo. De ser posible, utiliza una silla que pueda ajustar la altura y la inclinación, con una superficie de tela o acolchada. Puedes regular también la altura de la pantalla para que esté situada al nivel de los ojos y no tengas que agachar la cabeza para trabajar.

Hombros y brazos. Es muy común generar tensión en estas partes del cuerpo, puesto que son músculos que estamos utilizando al escribir. Muchas veces estamos tan concentrados en nuestras labores, que no nos damos cuenta de ello, hasta que cambiamos de postura.

Solución: revisa que todos los elementos que necesites para tu trabajo, estén dentro de tu zona de alcance. Relaja los hombros de manera natural y descansa los antebrazos sobre la mesa. Tu mouse y teclado deben estar alineados a la altura de los codos. Procura mover el mouse con todo el antebrazo y no sólo con la muñeca, de esta manera podrás mantener la muñeca derecha todo el tiempo.

Piernas fatigadas. Al mantener la misma posición durante horas, nos podemos levantar con dolor de piernas e inclusive se nos pueden acalambrar las articulaciones.

Solución: es necesario mantener las rodillas al mismo nivel de las caderas y apoyar los pies sobre el suelo, si tu silla no es ajustable o eres de estatura pequeña, puedes considerar la idea de un reposapiés. Varía tu postura y levántate de vez en cuando a estirar las piernas, recuerda siempre dejar espacio libre debajo de la mesa.

Si las molestias persisten, no dudes en acudir con algún especialista, es muy común que tengamos ciertos hábitos de postura muy arraigados y posiblemente si nos encontramos muy concentrados, es común volver a adoptar una mala postura. Comparte este artículo con tus compañeros de trabajo y haz una autoevaluación sobre los puntos que te están causando molestias y que podrías mejorar.

 

postura.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: