Reglas de oro para convivir en la oficina

Dentro de una oficina, no todas las reglas están escritas, sin embargo hay ciertos puntos que aunque parecen muy básicos, no siempre los tomamos en cuenta pero influyen dentro de nuestro entorno laboral. Aquí te mostramos algunas de ellas:

Saluda al llegar y despídete al salir. Probablemente sean tus primeras palabras en la mañana y no te salgan tan natural cómo las piensas, pero comenzar el día con un saludo general hacia tus compañeros es como una invitación para que cuenten contigo el resto del día. De igual manera a la hora de salir, no solo tomes tus cosas y desaparezcas. Despídete de tus compañeros y pregunta si se les ofrece algo más.

Memoriza los nombres de tus compañeros. Dirígete a todos tus compañeros por su nombre y evita los apodos dentro de la oficina. Si eres de los que se olvidan fácilmente de los nombres, repítelos varias veces en cuanto te presentes y no temas volver a preguntar si lo requieres. Recuerda que no hay nada más incómodo que se refieran a ti como “oye tú”, “ey”.

Cuida tu lenguaje. Aunque fuera de la oficina sea tu modo natural de ser, evita usar malas palabras en tu espacio de trabajo. No olvides que una manera educada de dirigirte a las personas, puede evitar herir susceptibilidades con tus compañeros.

Escucha música con audífonos. Seguramente tus gustos musicales son exquisitos, pero eso no quiere decir que puedan gustarle a toda gente, sobre todo toma en cuenta que no siempre nos encontramos en el mismo “mood “ y lo que a alguien puede parecerle relajado, tal vez a otra persona le provoque estrés y no pueda concentrarse en sus labores. Siempre ten a la mano unos audífonos que de preferencia te permitan escuchar cuando alguien se dirija a ti.

Siempre pregunta antes de hacer algún cambio. Si tu oficina cuenta con aire acondicionado, ventanas, luces especiales, o algún otro adicional que sea compartido, siempre pregunta antes de hacer uso de alguno de ellos. Además ten la confianza de platicar si uno de ellos te causa alguna incomodidad, para llegar a un acuerdo en común.

Evita comer en tu lugar. Los olores se propagan con mucha facilidad y no es para menos con la comida. Cuando comes en tu lugar, puedes incomodar a las personas de tu alrededor e inclusive puedes causar algún accidente en tu equipo de trabajo. Toma tus precauciones y procura el comedor.

Usa tu celular en modo vibrador. ¿Cuántas notificaciones recibes al día? Ahora imagina eso multiplicado por todas las personas que conviven en tu mismo espacio. El ruido constante de notificaciones del celular puede causar molestias e intervenir en la falta de concentración a tu alrededor. Se discreto con tu celular y enfócate primero en tus labores diarias.

Modula tu tono de voz. Ya sea al hablar por teléfono o al convivir con tus compañeros, siempre utiliza un tono de voz neutro. Se prudente si vas a tratar algún tema personal y evita reírte o hablar solo frente al monitor para que no se pueda mal interpretar tu trabajo.

Los anteriores puntos, son sólo algunas recomendaciones básicas para hacer de tu lugar de trabajo un ambiente más relajado y de buena convivencia. Si tienes alguna otra norma de etiqueta que nos quieras compartir comenta o comparte si crees que en tu oficina existen algunas áreas de oportunidad a tratar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: