El lenguaje corporal en las entrevistas de trabajo

Tú cuerpo expresa más de lo que crees y lo hace de una manera tan natural que en muchas ocasiones no nos damos cuenta que con nuestras maneras estamos contradiciendo nuestras palabras. Es por eso que debemos de lograr una sincronía entre lo que decimos y lo que nuestro cuerpo quiere dar a entender. Al estar en una entrevista, toma en cuenta lo siguiente:

Aseo Personal. Uno de los puntos principales es tu apariencia. No se trata de ser atractivo o no, si no de nuestros hábitos de higiene: una camisa/blusa limpia y bien planchada, accesorios a juego, zapatos limpios e inclusive una loción discreta, puede marcar la diferencia. Recuerda vestirte para el puesto hacia el que estás aplicando, sin portar nada extravagante o fuera de lugar.  El cuidado de este punto en especial habla sobre una persona disciplinada y con especial atención a los detalles. Demuestra el interés que tienes por la vacante y dice mucho de tus hábitos diarios.

Saludo. Al presentarte o despedirte, da la mano a tu interlocutor con un apretón de manos firme y seguro pero sin lastimar. Al hacerlo, demuestras seguridad y confianza.

La mirada. Se dice que una mirada puede expresar más que mil palabras y no es para menos. Procura mantener la mirada fija en tu interlocutor, sin llegar a incomodar. Con este gesto, transmites seguridad y confianza.

Tu sonrisa. Siempre que sea sincera y no forzada, una sonrisa y un trato amable, nos pueden abrir muchas puertas. Habla sobre una actitud positiva y nos muestras como unas personas con las que se puede tener la apertura necesaria para cualquier solicitud.

Respeta el espacio interpersonal. Una distancia interpersonal con nuestro interlocutor adecuada, varía entre 1 mt y 1.5 mts para que no llegue a sentirse invadida. Evita cualquier otro tipo de contacto innecesario con la persona y limita tu contacto inicial al apretón de manos inicial y de despedida.

Cuida tu postura al estar sentado. Trata de mantener una postura relajada. Esto lo puedes lograr con la espalda recta, los hombros hacia atrás. Al sentarnos, debemos procurar inclinar ligeramente la espalda hacia delante, para dar a entender que estamos interesados y escuchando con atención.

Suelta las manos. Al cruzar las manos sobre el pecho, nos estamos cerrando a las propuestas nuevas, por lo tanto trata de soltar un poco tus manos e inclusive puedes usarlas para dar énfasis a tus palabras, sin hacer movimientos demasiado bruscos.

Puedes practicar tu lenguaje corporal antes de enfrentarte de lleno hacia la entrevista. Te sentirás más seguro de ti mismo si lo haces y recuerda que si estás ahí es porque reúnes los requisitos para ese puesto y estás preparado para asumir el reto. Si tienes algún otro consejo no dudes en compartirlo. ¡Mucho éxito en tu próxima entrevista!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: