Técnicas para combatir el mobbing

Según un estudio realizado en el 2014 en México, se estima que por lo menos el 44% de los empleados en oficina, padecen o han padecido alguna vez de acoso  laboral.

Algunas maneras de mobbing dentro de tu lugar de trabajo pueden manifestarse como humillaciones en público, fuertes reprensiones frente a todo el personal, negarte permisos o prestaciones que por ley te corresponden, asignarte las responsabilidades de los demás sin una justificación, manipular tus herramientas de trabajo (dañar tu computadora, borrar archivos, revisar tus mails), entre otras cosas.

Basta con que no te sientas a gusto para detectar que estás trabajando en un ambiente hostil y eso además de repercutir en un trabajo poco eficiente, puede terminar en apatía, inseguridad y hasta miedo para alzar la voz.  Si detectas que posiblemente estés sufriendo de mobbing, tal vez sea hora de aplicar las siguientes técnicas.

Alza la voz. Pon un alto, siempre que te sientas incómodo. No permitas que nadie te humille o se burle de tu trabajo. Siempre argumenta tus respuestas, pero sobre todo demuestra seguridad. Si no te sientes listo para enfrentar a las personas que te están acosando, levanta un reporte directamente en Recursos Humanos. Asesórate.

Escoge tus batallas. Evalúa tu situación detenidamente y no te desgastes en discutir. En ocasiones es preferible ignorar a esa persona que se la vive molestándote, sin caer en su juego.

Reúne evidencia. Siempre que puedas, toma fotos, guarda mensajes, haz capturas de pantalla de lo que te parezca una agresión o te haga sentir incómodo. Verifica tu versión con alguien más si estás acompañado.

La unión hace la fuerza. Puede parecer que eres sólo tú contra el mundo entero, pero no es así. Haz amistades y trata con respeto a todos. Puede ser que alguien más esté en tu misma situación y juntos puedan evidenciar mejor a los agresores.

Sea cual sea la técnica que desees poner en práctica, recuerda que antes que la violencia, está el dialogo, el respeto y la empatía. Recuerda que no estás solo y que tienes libre albedrío para cambiar de entorno si se vuelve realmente insoportable, pero ante todo reporta cualquier agresión a Recursos Humanos, ellos sabrán guiarte en el proceso. Comparte este artículo si te ha sido de utilidad y comenta si tienes alguna otra técnica que pueda servir para estos casos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: