Qué es el síndrome de BOREOUT y cómo enfrentarlo

Este síndrome silencioso que parece inofensivo, es a la vez uno de los más desgastantes dentro del mundo laboral, provocando frustración, apatía y problemas de concentración. Cuando estamos en un trabajo sin retos profesionales, motivación o responsabilidades, lo que pareciera ser el paraíso para descansar del estrés, podría volverse sumamente dañino para nuestra salud física, mental y emocional, derivando en un cuadro de estrés y aburrimiento crónico que puede llegar a tal grado de pasar toda una jornada de 8 horas fingiendo que se trabaja, cuando en realidad no hay nada qué hacer. Este padecimiento incluso puede tener riesgos para la salud como problemas musculares, mayor sensibilidad a las adicciones como alcohol o tabaco, fatiga crónica y envejecimiento prematuro.

Entre algunas de las principales causas que nos pueden llevar a pacerlo, se encuentran:

Fallas en las funciones del puesto. Esto significa no tener claras las funciones a realizar que corresponden a cargo del empleado o la repetición y duplicidad de las tareas con otros puestos. Es así como alguna de las partes se queda sin trabajo por hacer.

Monotonía. Consiste en la repetición de una misma tarea durante un periodo bastante amplio de tiempo, misma que no invite a realizar una mejora o que no rete alguna habilidad mental o física en nosotros. En algunos lugares de trabajo se da incluso que las personas que tienen puestos mayores o aquellos que llevan más tiempo en la empresa, acaparen las tareas más innovadoras, dejando las más básicas a los demás.

Sobre cualificación. Se han llegado a dar los casos en que los conocimientos y experiencia que tenemos en nuestro trabajo, estén muy por arriba de las tareas a realizar. Sin ser soberbios podemos alcanzar a reconocer que en algún punto nos faltan situaciones que sean un reto para nuestra inteligencia y nos obliguen a estar actualizando nuestros conocimientos e ir creciendo tanto como nuestra experiencia nos lo vaya permitiendo.

Falta de Motivación. De vez en cuando es necesario que nos reconozcan nuestras labores, demostrando que seguimos siendo parte de la fuerza de un equipo. Cuando carecemos de reconocimiento y motivación es muy fácil caer en la monotonía.

Ahora que ya tienes identificados los motivos que te pudieran llevar a padecer éste síndrome, es necesario que sepas que no estás solo y que la solución está al alcance de tu mano.

Desconéctate. Realiza actividades que no tengan que ver con tu trabajo en tu tiempo libre. Haz lo que siempre quisiste y no te limites por tu edad, complexión cualquier otro atributo que pudiera impedir que te relajes.

Acude a un especialista. Puede que necesites un diagnóstico más detallado. Un profesional entenderá, te dará ejercicios de relajación  y te guiará en la búsqueda de una solución.

Alza la voz. Trata de hablar con tus superiores y exprésales cómo te has sentido al respecto, puede que te lleves una agradable sorpresa. Expresa tu sentir de una manera clara y sin exigir soluciones rápidas y sin sentido. Prepara una propuesta que además de ayudarte a ti, pueda ser significativa para tu empresa.

Si te has identificado con algunos de los síntomas, aún estás a tiempo para romper con éste síndrome y empezar a tener una relación sana con tu trabajo. No olvides compartir éste artículo entre tus conocidos, puede que estés ayudando a que más gente se identifique y pueda empezar a cambiar su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: