¿Eres reactivo o proactivo?

Hay un momento a lo largo de tu vida laboral o de emprendedor, en el que si todavía no estás en el lugar a donde quieres llegar, deberías parar un segundo, hacer un análisis honesto y preguntarte si eres una persona reactiva o proactiva. Tu respuesta definirá el camino que deberás tomar.

Una persona reactiva, generalmente tiene problemas para hacer frente a las circunstancias que se le presentan. Es decir, espera que las cosas sucedan, para poder reaccionar. Por ejemplo: a la hora de prospectar clientes, las personalidad reactiva, tira el anzuelo y espera hasta que sus posibles clientes lo contacten y de ahí dar el siguiente paso, desperdiciando tal vez la oportunidad de tener la iniciativa y llamarles o proponerles algún mejor trato.

Eres una persona reactiva cuando:

  • Utilizas la mayor parte de tu energía juzgando y criticando a las demás personas.
  • Te quejas de alguna situación, sin generar soluciones al respecto.
  • Pierdes el control cuando se genera algún problema que no tenías previsto.
  • Te falta iniciativa y culpas a los demás.
  • Estás tan sumergido en tus problemas y preocupaciones que no buscas alguna solución.
  • Percibes los cambios como amenazas, sin tomar provecho de lo que puedas aprender.

La personalidad proactiva en cambio, es aquella en la que una persona toma las riendas de su conducta de manera activa. Es decir, no espera que las cosas sucedan, crea sus propias fortalezas para hacer que sucedan. Por ejemplo: ese momento en el que has terminado todas tus actividades en el trabajo y todavía faltan 5 horas para salir. Ser proactivo, significaría no esperar a que te pasen más trabajo tus jefes inmediatos, sino que puedes preguntar a tu alrededor si alguien necesita de tu ayuda, mejorar algún proceso o inclusive investigar y proponer algún nuevo modelo de negocio.

Eres una persona con personalidad proactiva cuando:

  • Eres muy positivo y evitas caer en la conmiseración.
  • Usas tu creatividad para crear nuevas alternativas o solucionar problemas.
  • Te anticipas a los problemas.
  • Tomas decisiones rápidamente.
  • Sabes lo que quieres y cómo comunicarlo.
  • No esperas que los demás te digan qué hacer.

¿Con cuál personalidad te identificas más?¿Quieres ser proactivo? Te invitamos a que te plantees claramente tus objetivos en el entorno en el que deseas desarrollarte e identificar qué actitudes reactivas no te están permitiendo llegar a ellos. No quites el dedo del renglón en lo que deseas, determina las acciones que realizarás y las características proactivas que requieres para cumplir tus objetivos. ¡Compártenos tus progresos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: