ERGOFOBIA: Cuando el trabajo se vuelve tu peor miedo

Trabajar, no es solamente un medio para generar ingresos, sino parte clave para el equilibro emociona, para socializar, contribuye a mejorar nuestra autoestima y nos permite desarrollar nuestras habilidades. Es por eso que aunque se ha vuelto popular quejarnos sobre nuestra relación con el trabajo, existe algo que va más allá de la pereza que supone el esfuerzo por levantarnos temprano o el nivel de estrés y se le conoce como ERGOFOBIA; un miedo descontrolado por presentarnos a trabajar.

Antes que todo, debemos entender que una fobia no es precisamente algo negativo, sino el resultado de la capacidad del ser humano para avisarnos de un peligro real que podría poner nuestra vida en peligro. La característica principal es que ante una fobia, nuestro cuerpo, con todas sus  emociones reaccionará de tal forma que hará lo posible por evitar ese estímulo que le está provocando malestar, llegando a interferir en nuestra vida diaria.

Causas y síntomas.

Aunque todos los casos son personales y diferentes, se ha detectado que las personas con este padecimiento, reaccionan al estrés laboral, experimentan sensaciones de ansiedad muy elevada cuando van a trabajar, tratan de evitarlo a toda costa, tienen dificultades a la hora de cumplir plazos o realizar presentaciones y por lo regular es el resultado de una experiencia traumática en su vida.  Inclusive, puede ser el resultado del conjunto de varias fobias más, como la fobia a hablar en público o algún tipo de fobia social. Se ha llegado incluso a pensar que pueda ser un problema relacionado con el autoestima, es decir, ese miedo inmenso a pensar que no somos lo suficientemente buenos para cumplir nuestras tareas de manera eficiente y que eso pueda ser motivo de burlas, odio o enojo de parte de compañeros y superiores.

Algunos de los síntomas que nos pueden ayudar a identificar si estamos siendo presos de este mal, pueden llegar a manifestarse como: Tensión muscular, ataques de pánico, angustia, pérdida de la concentración, respiración rápida y sensación de ahogo, palpitaciones, entre otras cosas.

¿Cómo tratarlo?

Llegar a un nivel tal de estrés y temor, puede derivar en consecuencias que nos afectan de diversas maneras, por lo tanto la mejor manera de sobrellevarlo es acudiendo a un especialista para que además de darnos un diagnóstico preciso, nos ayude con terapia y ejercicios a superar esta condición.  Se ha demostrado además que otros métodos terapéuticos como el Mindfulness pueden ayudar de manera significativa al paciente, sin embargo es importante entender ante todo que no estás solo y que cualquier problema siempre va a tener una solución. Apóyate en tus seres queridos y no tengas miedo de hablar este tema, para encontrar una solución.

Si te identificaste con alguno de los puntos anteriores, compártenos tu experiencia o consejos en este post y comparte si crees que podría ser de ayuda para alguien más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: